Micro-momentos en redes sociales ¿cómo detectarlos?

Micro-momentos para conectar con tus consumidores en redes sociales

 

Google nos ha introducido una nueva expresión en el mundo del marketing digital: “micro-momento”. Pero el concepto en sí lleva ahí desde que Internet está al alcance de todos en cualquier momento.

¿Qué es un micro-momento?

Evitando tecnicismos, podemos resumir que un micro-momento, o micromomento, es ese pequeño instante en el que pausamos lo que estamos haciendo “en el mundo real” para conectarnos a internet (mayormente a través de nuestro smartphone) para consultar algo relativo al momento actual que estamos viviendo en el mundo real.

 

Es decir, nos conectamos para consultar algo en línea que repercutirá en nuestra toma de decisiones inmediatas en el mundo real.

Tipos de micro-momentos

Según el todopoderoso Google, los micro-momentos se pueden clasificar en base a cuatro criterios, relativos a la acción sobre la que van a influir. Veamos cuales son con algunos ejemplos.

  • Qué quiero saber: el primer micro-momento hace referencia a una búsqueda de información. Todos hemos consultado lo más rápido posible nuestro smartphone cuando hemos querido saber qué tiempo hará pasado mañana o que significa “micro momento”, esa palabra que acabamos de descubrir.
  • Dónde quiero ir: ¿Quién no ha acudido a google o google maps cuando necesita un cajero y no sabe dónde se encuentra el más próximo?, Hora de comer ¿Qué restaurantes tengo cerca y cuál es su oferta? Son algunos ejemplos para este criterio de micro momento.
  • Qué quiero hacer: otro micro-momento muy común es cuando rápidamente recurrimos a nuestro móvil para buscar inspiración relativa a algo que queremos hacer en un momento determinado. Como por ejemplo cuando queremos buscar una receta especifica o ver un vídeo de cómo hacer un nudo de una corbata.
  • Qué quiero comprar: todos somos consumidores y tarde o temprano todos tenemos nuestro micro-momento que afectará a nuestro journey de compra. ¿Cuántas veces has consultado información de un producto en distintas fuentes antes de comprarlo? Y de estas ¿Cuántas lo has hecho en el propio establecimiento?

 

Como puedes ver, los micro-momentos llevan con nosotros mucho tiempo. Google simplemente se ha limitado a ponerles nombre y a hacernos más conscientes de su existencia. ¿Qué beneficio nos aportan los micro-momentos? Saber detectar estos micro-momentos en nuestros consumidores, puede ayudarnos a convertirlos en tráfico entrante para nuestra web, eso es evidente, pero también puede ayudarnos a convertirnos en referentes en la búsqueda de cierto tipo de información específica, en ser referentes en el sector, mejorando nuestro branding. ¿Más beneficios? Por supuesto. Aprovechando los micro-momentos aportando la información adecuada al consumidor, podemos darle el empujoncito que necesita para decidirse por la compra de nuestro producto, ya sea en la tienda física o en la tienda online.

Micro-momentos en redes sociales

Es evidente que los micro-momentos deben ser tenidos en cuenta en la reestructuración de todas nuestras campañas y estrategias de marketing digital, pues son oportunidades únicas en las que el consumidor está completamente receptivo para recibir la información adecuada. Información que usándola adecuadamente nos permitirá dirigirlo para lograr los objetivos estipulados en cada estrategia.

El usuario no siempre realiza sus consultas a través del buscador, sino que recurre a las redes sociales en busca de información de primera mano de otros usuarios o incluso de las propias marcas. En redes sociales, como en todos los demás ámbitos del marketing digital, también existen los micro-momentos. Veamos algunos ejemplos según las cuatro tipologías para ayudarnos a identificarlos más fácilmente y poder elaborar estrategias más efectivas.

 

  • Qué quiero saber: ¿A dónde va el usuario en redes sociales a buscar información específica? Lo más seguro es que consulte con sus amigos o compañeros de trabajo para aclarar cualquier duda. Si conseguimos convertir nuestra marca en referente en nuestro nicho de mercado, los usuarios acudirán a nuestros perfiles sociales para consultar sus dudas.
  • Dónde quiero ir: si estás en un lugar que no conoces, como por ejemplo otra ciudad, y quieres buscar un restaurante dónde comer (por seguir el ejemplo visto anteriormente) en lugar de acudir a Google Maps, Trip Advisor o similar, puedes entrar en un grupo de Facebook específico de esa ciudad en el que se realicen recomendaciones en base a las consultas de los usuarios. A los pequeños comerciantes les interesa estar en estos grupos de sus propias ciudades, para aprovechar las posibles consultas relacionadas con su nicho de mercado, para poder captar la atención de estos clientes potenciales. ¿Qué finalmente no se pasan por su negocio? Al menos sabrán que existe, y también ganará visibilidad con otros usuarios.
  • Que quiero hacer: en Facebook existen millones de grupos especializados en temáticas de lo más variadas. ¿Qué quieres aprender a hacer pan en casa? Tienes muchos grupos en Facebook en los que los usuarios te darán consejos, facilitarán recetas e incluso te asesorarán si decides comprar una panificadora. ¿Qué crees que sucedería si una marca que comercialice panificadoras consiga ganarse la fidelidad de la mayoría de usuarios de uno de estos grupos? Exacto, los propios usuarios se convertirían en embajadores y defensores de la marca. Un nuevo usuario buscaría instintivamente encajar en el grupo y dejándose asesorar seguramente terminaría comprando la panificadora de la marca. Lo difícil, por supuesto, será localizar los grupos que le interesará a tu marca y crear estrategias adecuadas para ganarse la fidelidad de sus usuarios. Sin duda, la rentabilidad de estas estrategias será directamente proporcional al número de usuarios del grupo y de cuantos hayamos convertido en embajadores de la marca.
  • Qué quiero comprar: cuando ya prácticamente nos hemos decidido por un producto en concreto, pero aún no nos hemos decido por el que oferta la marca X o el que tiene en venta la marca Y. Puede que un poco de información extra nos ayude a decidirnos por una o por otra. Esta información podemos acudir a buscarla a un grupo específico de Facebook, como veíamos en el punto anterior, pero también podemos acudir a los perfiles sociales de la marca X y de la marca Y, para complementar la información que tenemos de cada producto, como por ejemplo características de ambos para facilitarnos la comparación. Los productos X e Y pueden ser idénticos en funcionalidad, precio y estética, pero si la marca X tiene un tiempo de respuesta menor, nos atiende cordialmente o soluciona rápido nuestras dudas, ya nos estaremos decantando por el producto de la marca X. Si además esta marca tiene una política de descuentos para usuarios de redes sociales, y nos facilita un vale de descuento de duración limitada, compraremos la marca X sin duda alguna.

En resumen, ahora que has aprendido a identificar los micro-momentos y como se les puede sacar partido, deberás empezar a construir tus estrategias, tanto web como sociales, para sacarles el máximo partido en beneficio de tu marca y de tu bolsillo.

 

¿Cuál es tu micro-momento más habitual?: Saber, ir, hacer o comprar…

 

 

 

añadir nuevo comentario

*

apúntate a nuestra newsletter

estarás a la última en marketing online para tu empresa

Nos encantaría continuar en contacto contigo, ¿nos sigues en tu red social preferida?