Felicidades desde la trinchera

El día de navidad de hace cien años, el káiser Guillermo tuvo que aceptar tres dolorosas evidencias: el plan Schlieffen había fracasado, la guerra iba a ser larga y en el frente occidental los soldados alemanes habían decidido confraternizar con el enemigo.

Entre el barro y los piojos, haciendo caso omiso a la cadena de mando, los hombres habían resuelto que nadie les iba a robar su fiesta. Se habla de villancicos a coro con los franceses, intercambio de cigarrillos y hasta de un partido de fútbol entre campos minados.

Es lo que se conoce como la Tregua de navidad de 1914, uno de esos raros episodios a los que nos podemos agarrar cuando nos miramos en el espejo de nuestra historia.

Cien años más tarde, por suerte sin las miserias del frente, cada uno cargamos con nuestras propias batallas, adversarios y jefes.

Por eso os deseo que, por lo menos por unos días, encontréis la manera de dejar el fusil de lado, salir de vuestra trinchera y olvidar rencillas y problemas para pasar unas fiestas en paz.

Fernando Fominaya

 

fútbol en la tregua de navidad 1914

Partido en la tierra de nadie en el frente occidental

Javier Orrego C.

19-12-2014

Notable saludo de Navidad, Fernando. Lo compartí en mi Twitter. Gracias

añadir nuevo comentario

*

apúntate a nuestra newsletter

estarás a la última en marketing online para tu empresa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Nos encantaría continuar en contacto contigo, ¿nos sigues en tu red social preferida?